Netflix y el Juego del Calamar.

Una de las características más importantes de los fenómenos virales/comerciales, es que suceden de manera inadvertida, sin que nadie los planee o pueda ser pronosticados… y aquí hemos dado cuenta de muchos de ellos, especialmente los que tienen que ver con la industria de las licencias, que es la que nos atañe…. Desde Huevo Cartoon, Los Angry Birds, Plantas Vs Zombies, Dumb Ways to Die, Baby Shark y tantos otros que han “saltado” al mercado de manera espontánea, que han captado nuestra atención y nos han divertido, en general por un lapso de tiempo corto, solo para dejar el hueco disponible, hasta que aparece uno nuevo.

El “gran problema” de estos fenómenos, es que ni siquiera una empresa como Disney puede pronosticarlos; De este modo el estreno de una película como Big Hero Six, o la mismísima Frozen (y algunas otras), han dejado “de a seis” o  “helados” a los equipos de marketing, merchandising y Licensing de la compañía, ya que el “momentum” se llega a perder si no se desarrolló una estrategia alineada al lanzamiento de dicho material. Y aunque precisamente en estos dos casos, Disney lo resolvió medianamente bien estos dos programas de licencias, está claro que el poder desarrollar una estrategia de esta naturaleza toma de 8 a 12 meses, para cerrar Deals, entregar guías, alinear a los licenciatarios con el tema de la producción, el marketing date, etc. ¡Sólo así se logra la magia! No hacerlo de este modo, constituye un gran problema para la maquinaria que mueve al Licensing en el mundo.

En ese contexto, llega El Juego del Calamar (Squid Game), una serie sur coreana que puedes ver en Netflix, misma que si para este momento no has oído de ella, es porque has estado metido en una cueva, totalmente incomunicado del mundo por las últimas semanas. La cantidad de posteos, información y la manera en la que las redes sociales se han volcado a ella con memes, chistes, productos “espontáneos” en el Marketplace, así como las conversaciones entre la gente, los programas de radio, TV abierta, videos en YouTube y una larga lista de etcéteras nos indican que estamos experimentando un nuevo fenómeno de alcance mundial. La pregunta es ¿Y qué está haciendo Netflix?

Aunque su negocio principal es por supuesto, el cobro de la membresía mensual de acceso a su catálogo de películas on demand, en los últimos años se ha diversificado respecto a temas relacionados con Licensing y Merchandising. Por ejemplo, en México tiene a 2 agencias de representación para comercializar sus propiedades (una infantil/animación y otra de series de live action). Importante señalar que obviamente Netflix no tiene los derechos de explotación de todas las películas dentro de su catálogo, pero en producciones propias y en Deals que hace con las productoras del mundo, puede llegar a negociar estas cláusulas. Ahora bien, hay que decir que en lo “propio” la tienda online de Netflix está más bien chafa. Se trata de un e-commerce en el que a través de una alianza con Gfxt3ch, cualquier usuario puede comprar mayormente playeras y hoodies con el logo o el still de alguna de las 9 series que tiene dadas de alta en dicha tienda y alguno que otro artículo random (en el que ya no está metido Gft3ch) como una figura de The Witcher, un Cojín de Lupin, un Reloj de Yasuke Haruto, una gorra de Eden y pulseras y collares de Kristopher Kites… En fin, un catálogo super pequeño y extraño.

Entonces… ¿Netflix está preparado para tener un programa de licencias? La respuesta es NO. Como les decía anteriormente, para aprovechar el “momentum” que están viviendo se aventaron un Deal con un retailer Europeo llamado Zavvi en colaboración con Akedo (vaya pesadilla las colaboraciones) para hacer Cobijas ligeras, cojines, playeras, hoodies y tenis, que deben haber trabajado como loquitos las últimas dos semanas para hacerlo posible, no obstante que, hay que ser honestos, los diseños de los productos son los más básicos y evidentemente no hay una guía de estilo detrás para hacer una línea de productos realmente interesantes o bien pensados en función de todo lo que conlleva la serie y de lo que se podría sacar una buena gama de productos a través de todas las categorías.  

Entonces… ¿Netflix podría estar preparado para tener sus propios programas de licencias?  La respuesta es SI.  Desde nuestro punto de vista, Netflix tiene mucho control de lo que pasa con su plataforma. Tiene un sistema cerrado de streaming, con un algoritmo que te recomienda que ver, por lo que también tiene una manera muy sencilla de hacer éxitos o tendencias, con cualquiera de las películas que tiene en su catálogo. No hace falta mas que sugerirlas en el home, colocarlas como “Featured Films” “New releases!” o cualquier otra estrategia y ponerlas en el gusto de la gente, para acompañar un programa de licencias bien pensado y con un montón de productos en el mercado. ¿Para qué tiene agencias de representación en el mundo si no será capaz de entregar propiedades con suficiente anticipación? En lo sucesivo, debería poner a trabajar a sus equipos de mercadotecnia, merchandising y Licensing, en desarrollar los esfuerzos necesarios para poder accionar planes de licencia de corto plazo y mediano en el momento en el que lo necesite (si es que quiere seguirle por ese lado), ya que como se acaba de dar cuenta en el caso del Juego del Calamar, tener una reacción a lo que está pidiendo el mercado, no es para nada comparable con las ganancias que puede tener un lanzamiento al más puro estilo de sus competidores.   

¿Te imaginas la cantidad de personas que se vestirán de algún personaje del Juego del Calamar este Halloween? ¿Tienes idea de la cantidad de dinero que pudo haber significado lo anterior para Netflix únicamente por concepto de este producto? ¡Se te fue de las manos tío Netflix! No estoy diciendo que te vas a quedar pobre por no tener un programa de licencia de una de las 5,000 películas, documentales o series que tienes en tu plataforma, pero este bien pudo haber significado un hito en tu historia de éxitos recientes, al haber dominado la maquinaria del Licensing del mundo.

 Netflix lo sabe, tal vez por eso, contrató a inicios de este año a Josh Simon que anteriormente trabajaba en Nike, para hacerse cargo de la división de Consumer Products que incluye juguetes, juegos y vestuario de sus diferentes propiedades… La pregunta es ¿Qué estás haciendo Josh que se te escapó una gallina que ponía huevos de oro?

¡En fin! Gracias a todos por estar y regresar a este, el único, incomparable, inagotable, e inigualable sitio de las licencias en México, en donde todo el tiempo estamos posteando cosas relacionadas con la industria. ¿Ya no ves muchas entradas en el blog? Esto es porque estamos posteando contenido en otras iniciativas digitales. Te recomiendo que nos busques en LinkedIn, en Facebook, en Instagram o en Twitter, en donde tenemos más contenido que no veras aquí. También suscríbete en nuestro podcast, para que te avise de nuevos episodios, no te pierdas ninguno de ellos y escuches la dulce aterciopelada y melodiosa voz de Antonio Mendoza.

¡Hasta la próxima oportunidad que tengamos de encontrarnos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.