El ocaso de una licencia

Levantarse para ir a trabajar en las oficinas centrales de la propiedad mexicana más hot de México por el 2006, jamás fue un problema. Acudía ahí con gusto, porque era para mí, como llevar a un niño a escoger los juguetes que le va a pedir a Santa unas semanas antes de navidad. Hubo muchos …

El ocaso de una licencia Leer más »